Sanciones aniquilan pueblo Venezolano pero aumenta EE.UU. exportaciones crudo

La pérdida de ingresos por la venta de petróleo se estima en hasta 30.000 millones de dólares. La producción petrolera, de hecho, se ha desplomado desde el 2017 desde los 1,5 millones barriles al día a menos de 400.000, lo que se traduce en una caída de las divisas de 13.000 millones de dólares en el 2015 hasta solo 500 millones este año.

EE.UU. Aumenta 45% exportaciones de Petroleo sin contar deribados

De acuerdo a datod de la Agencia de la Energía de EEUU, el auge del sector petrolero en EEUU parece no tener freno, por ahora. El año pasado, las exportaciones de petróleo crudo (sin contar derivados) de EEUU a otros países se dispararon un 45% hasta los 3 millones de barriles por día (mbd). Este incremento se produce a pesar de la caída de la venta de crudo americano a China, que es uno de los principales clientes del ‘oro negro’ estadounidense. Otros países como España, Canadá, India o Corea del Sur han incrementado de forma notable las compras de crudo americano durante el año pasado.

Consecuencias directas al pueblo Venezolano:

Puesto que Venezuela compra la mayor parte de sus alimentos y fármacos esenciales con estas divisas, la crisis humanitaria ha sido devastadora. Naciones Unidas calcula que uno de cada cinco venezolanos padece desnutrición. Aunque se ha gestionado la pandemia de la Covid-19 de forma responsable, el embargo “hará que Venezuela esté en el último puesto de la cola a la hora de poder comprar la vacuna”, dice Luis Oliveros, economista de la Universidad Central de Venezuela y autor de una crítica demoledora de las sanciones estadounidenses publicada por el influyente think tank Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, en sus siglas en inglés).

Las medidas de Maduro como respuesta a la crisis recuerdan paradójicamente las viejas terapias de shock del FMI. La liberalización de precios y la unificación de las múltiples tasas de cambio eran medidas que los economistas del sector privado venían pidiendo. Hasta la gasolina –antes casi gratis en Venezuela– fue liberalizada y hay colas kilométricas para comprar la pequeña cuota que aún está subvencionada.

Paradójicamente, las sanciones, lejos de forzar la caída de Maduro, parecen haber facilitado su atrincheramiento en el poder. “Está comprobado que las sanciones no logran cambiar nada, pero en Miami lamentablemente son muy populares”, señala Oliveros. Trump y su secretario de Estado, Mike Pompeo, hasta anunciaron en plena campaña electoral una nueva medida que prohíbe los swaps de crudo por diésel. “Habrá una escasez de gasoil, lo cual creará problemas para la producción de alimentos”, añade este economista.

Aunque han gustado a los votantes de origen venezolano de Florida, las sanciones han sido rechazadas en repetidas encuestas por la opinión pública de Venezuela. Hace un año, Guaidó insistía en que la crisis se debía a la corrupción de Maduro y no al embargo. Pero este argumento ya no es creíble. “Se han producido caídas muy fuertes de la producción petrolera tras cada paquete de sanciones”, dice Francisco Rodríguez, economista venezolano de la Universidad de Notre Dame de Indiana.

Oliveros explica que las sanciones sí afectan a los venezolanos:

“¿En qué los afecta? En la producción de bienes, en las importaciones públicas que el gobierno hace y que han disminuido por el tema de las sanciones. Las sanciones dicen que no afectan a la compra de alimentos, no afectan a la compra de medicamentos, es cierto; pero tú necesitas divisas para comprar alimentos. Si no generas las divisas, no vas a poder comprarlos. Por otro lado, afecta al sector privado porque tiene problemas con sus proveedores, con sus cuentas en divisas, es menos eficiente a la hora de producir y por lo tanto produce menos bienes y servicios. O también con un gobierno que le cueste generar crecimiento económico, al sector privado le va a costar crecer y también producir”.

Agrega Oliveros que las sanciones afectan en mayor medida al venezolano más vulnerable, que son, por ejemplo, quienes dependen de una caja Clap y de lo que el Estado le pueda dar.

“¿Por qué? Porque la persona que depende de una caja Clap, está dependiendo de lo que el Estado le puede dar, lo que le vaya a ofrecer; y si el Estado no tiene los suficientes recursos para darles la bolsa, su consumo va a disminuir, y por eso tienen problemas”, aclaró.

“Funcionarios estadounidenses pensaban que estas sanciones eran medidas de corto plazo que provocarían una rápida transición democrática. Pero han c, y de esta manera han fortalecido a Maduro. Ya es hora de que Estados Unidos reconsidere estas sanciones” dijo el Asesor Principal David Smilde de WOLA. 

Total Page Visits: 47 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + 17 =

Entrada siguiente

¿Qué pasará con Guaidó y la AN?

Mar Ene 5 , 2021
La situación para el diputado opositor aún no se define. Si bien cuenta con el apoyo de la Administración de Donald Trump, de Canadá, de la Unión Europea y de algunos países de América Latina, su estatus legal en Venezuela está por determinarse. De acuerdo al analysis de la periodista […]
Juan Guaido