Editorial / La defensa de las instituciones en gobiernos comunistas

Vierne5/ Editorial:

Cómo la vigilancia constante y la participación ciudadana son cruciales para proteger la democracia frente a la usurpación autoritaria.

Vierne5.com
Victor Julio Escalona. Editor, Escritor, Consultor Generalista. FOTO: vierne5.com

Siguiendo con mi anterior editorial, es imperativo resaltar la importancia de proteger las instituciones democráticas y cuidar la democracia frente a los embates de los gobiernos comunistas. Una vez que estas instituciones son corrompidas, restaurarlas es una tarea monumental. La pérdida de la democracia no solo representa una tragedia interna, sino también un desafío para la comunidad internacional.

Los gobiernos comunistas tienen un modus operandi que consiste en debilitar gradualmente las estructuras institucionales que protegen las libertades civiles, como el poder judicial, el parlamento y las fuerzas de seguridad. Estas instituciones, originalmente diseñadas para mantener el equilibrio de poderes y proteger los derechos de los ciudadanos, son cooptadas por el régimen y transformadas en herramientas para silenciar la disidencia y eliminar la competencia política.

En Venezuela, esta realidad ha sido dolorosamente evidente con la eliminación de la Corte Suprema de Justicia y la instauración de un Tribunal Supremo controlado directamente por el gobierno. Esto creó un precedente aterrador que ha permitido que la justicia se transforme en un brazo represivo al servicio del poder, en lugar de ser un pilar para defender los derechos humanos.

Es esencial comprender que las instituciones democráticas no solo son meros adornos políticos, sino los cimientos sobre los cuales se erige la democracia misma. Sin un parlamento independiente, un sistema judicial imparcial y fuerzas de seguridad que respeten las leyes, la democracia se convierte en una fachada. Si estas instituciones caen, no habrá organismo internacional que pueda resucitarlas rápidamente. El esfuerzo internacional para restaurar la democracia es siempre arduo, prolongado y desafiante, dado el entramado de corrupción y manipulación que suele acompañar a los regímenes comunistas.

La comunidad internacional puede apoyar, sancionar y ejercer presión diplomática, pero la defensa activa de la democracia recae directamente en las manos de los ciudadanos. Ellos deben estar preparados para defender sus instituciones, mantener la presión sobre sus líderes y exigir la rendición de cuentas. Cuando el pueblo se levanta, la democracia encuentra su voz más potente.

Es fundamental no subestimar el valor de cada institución que protege nuestras libertades. Debemos ser vigilantes y no dejarnos engañar por el discurso que presenta a los enemigos de la democracia como salvadores. La lucha por la democracia y el respeto a las instituciones es una batalla que nunca termina, y la lección que Venezuela nos deja es clara: una vez que estas estructuras son vulneradas, recuperarlas puede tomar una generación entera.

Victor Julio Escalona
Editor

Total Page Visits: 79 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Bukele asume segundo periodo en El Salvador con 80 mil pandilleros presos

Sáb Jun 1 , 2024
Vierne5 / El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, fue investido este sábado por el Congreso para un segundo mandato consecutivo para el período 2024-2029, con un amplio respaldo popular, pero con quejas […]

Más artículos