EE.UU comienza el año con represión libertad prensa y aumento pandemia

Vierne5./

Facebook, Twitter, Amazon y Google no solo cancelaron acceso a Donald Trump de sus plataformas desde el ocho de enero, pero al mismo tiempo han bloqueado y cerrado el camino a PARLER y otras plataformas independientes.

¿Por qué empresas privadas, que han sido sujetas a investigaciones judiciales, que operan con base en sus intereses políticos y comerciales, van a decidir qué se puede decir y qué no en el debate público y, sobre todo, quiénes y cómo pueden hacerlo?

Cecilia González, escritora y periodista

El poder de esta medida es inmenso, tanto como el riesgo de que Marck Zuckerberg y Jack Dorsey censuren discursos con la anuencia de las sociedades, a costa de dejar en manos de esos empresarios el derecho a la libertad de expresión y la regulación de expresiones públicas, tarea que en cualquier sistema democrático le corresponde más bien al Estado.

La súbita eliminación de tuits o bloqueo de las cuentas de Trump puede parecer simpática, un acto de justicia, pero arrastra una sombra de hipocresía porque han sido precisamente estas plataformas las que han albergado y permitido la difusión de discursos de odio que traspasaron la pantalla para imponerse en las calles, sin importar el país del que se trate.

El mismo día en que acallaban a Trump, había estallado el debate por los nuevos términos y condiciones impuestos por Whatsapp (otra vez Zuckerberg) a sus 1.600 millones de usuarios y que, entre otros aspectos, a partir del 8 de febrero los obliga a compartir sus datos con Facebook, con la inquietud sobre la deteriorada privacidad siempre latente.

Todavía está vigente la discusión que desató el documental “El dilema de las redes sociales“, que Netflix estrenó en octubre pasado, y que alertaba sobre las estrategias que se aplican para que los usuarios se vuelvan adictos a fin de manipular sus sentimientos, su vida personal, sus consumos y sus preferencias políticas, además de diseñar audiencias para beneficio de empresas específicas. Para convertir a los ciudadanos en mercancías. El apartado de la difusión de noticias falsas es particularmente inquietante.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador sorprendió al sumarse a la discusión sobre el papel de las plataformas que, en su caso, se convirtieron en grandes aliadas y a las que adjudica parte de su éxito electoral en su tercera postulación, después de años de padecer el acoso de un periodismo tradicional mayoritariamente opositor.

“Hay una cosa que ayer y hace unos días también comenté, y yo siempre digo lo que pienso, algo que no me gustó ayer de lo del asunto del Capitolio, nada más que respeto, respeto, pero no me gusta la censura, no me gusta que a nadie lo censuren y le quiten el derecho de transmitir un mensaje en Twitter o en Face, no estoy de acuerdo con eso, no acepto eso”, explicó López Obrador, al mismo tiempo que se negó a condenar a Trump por incitar a la violencia.

PANDEMIA COVID 19

Despues del año nuevo un record de 300.000 nuevos infectados se une a los casi 23.000.000 de infectados desde marzo 2020. y superando los 350.000 muertes. Ha esto se une los 40.000.000 de personas en EE.UU: que viven bajo el nivel de pobreza sin acceso al sistema de salud.

Total Page Visits: 53 - Today Page Visits: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete + 2 =

Entrada siguiente

Titulares del día

Mar Ene 12 , 2021
Titulares del día martes 12 de enero 2021 [.] Infobae: Estados Unidos volvió a incluir a Cuba en la lista de patrocinadores estatales del terrorismo. [.] “Con esta medida, volveremos a responsabilizar al gobierno de Cuba y enviaremos un mensaje claro: el régimen de Castro debe poner fin a su […]
vierne5.com

Más artículos