Condenada a 5 años y 8 meses de cárcel defensora de los derechos de la mujer en Arabia Saudí

Un tribunal antiterrorista de Arabia Saudí ha condenado este lunes a cinco años y ocho meses de prisión a la activista Loujain al Hathloul, por “intentar cambiar el sistema político del reino y promover una agenda extranjera usando internet”.

Loujain, de 31 años, fue detenida junto con otra docena de activistas en mayo de 2018, unos días antes de que se levantara la prohibición de conducir por la que ella había hecho campaña. Desde entonces, su encarcelamiento y juicio fueron objeto de numerosas críticas. Tanto organismos internacionales de derechos como destacados políticos occidentales habían pedido a Arabia Saudí que las dejara en libertad.

“Después de casi tres años en detención preventiva y cinco semanas de un proceso acelerado en el Tribunal Penal Especial, mi hermana ha sido condenada hoy a 5 años y 8 meses de cárcel, usando leyes antiterroristas”, ha confirmado Alia al Hathloul, poco después de que los medios saudíes difundieran la noticia. Alia, que junto con sus hermanos Lina y Walid ha actuado de portavoz del caso, ha reconocido que la familia se encuentra “hundida” ante el hecho de que Loujain tenga que pasar una noche más en prisión. “No vamos a descansar hasta que no esté libre”, asegura en un comunicado.

La sentencia incluye la suspensión de la mitad de los 68 meses de cárcel a los que ha sido condenada “en atención a sus condiciones”, lo que parece una referencia a su delicado estado de salud después de la huelga de hambre que llevó a cabo el pasado noviembre para reclamar que le permitieran comunicarse con su familia. Descontado el tiempo que ha pasado en prisión preventiva, eso significa que Loujain podría quedar en libertad para el próximo marzo.

Sin embargo, esa suspensión “se considerará nula en el caso de que la procesada cometa cualquier crimen en los próximos tres años”, según recoge la web del diario Okaz. Es una fórmula que los regímenes autoritarios utilizan para mantener a las activistas calladas e inactivas”, según explicaba recientemente a EL PAÍS Sussan Tahmasebi, cofundadora y directora de Femena. La sentencia, que puede recurrirse en los próximos 30 días, también le prohíbe salir del país durante cinco años.

“Loujain y mis padres (que son sus abogados) tuvieron poco tiempo para preparar el juicio, así que es difícil entender que sea un proceso justo. Mi hermana no es una terrorista, sino una activista. Condenarla por promover las mismas reformas que MBS y el reino saudí tanto se vanaglorian es la última hipocresía”, manifiesta Alia, usando las iniciales con que se conoce al heredero y gobernante de hecho de Arabia Saudí, el príncipe Mohamed Bin Salmán.

Saudi Arabia es el principal comprador de armas estadounidenses en todo el mundo. Es un cliente especialmente mimado por Washington, que ha accedido a venderles sistemas de defensa avanzados cuya venta a otros países ha sido vetada. El régimen saudí, regido por una familia de 15.000 miembros, que dirige el país con una mezcla de fanatismo religioso, leyes medievales y un desprecio por la democracia y los derechos humanos es sin embargo considerado como importante cliente, buen amigo y leal aliado de los Estados unidos.

Total Page Visits: 152 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × tres =

Entrada siguiente

La triste Navidad de venezolanos sin documentos en Colombia

Mar Dic 29 , 2020
En la reciente Navidad, Yakelin Timaure no adornó su casa con luces ni compró hallacas, la comida tradicional de su natal Venezuela. Tampoco les pudo dar regalos a sus dos hijos de 10 y 15 años, con quienes hace dos cruzó la frontera con Colombia por los pasos ilegales y […]
Venezolanos en Colombia